Colchones médicos

Los colchones terapéuticos permiten aliviar los puntos de presión y favorecen una óptima circulación sanguínea.

El núcleo viscoelástico permite un perfecto acoplamiento del colchón al cuerpo, creando una placentera sensación de ingravidez y relajación del cuerpo que favorece el retorno venoso.

En la actualidad hay una tendencia hacia el ecologismo y lo saludable y esto también influye en la industria del descanso que cada vez saca más productos que favorezcan la salud. En esta corriente es donde aparece la gama de colchones terapéuticos que son colchones que tienen propiedades que favorecen la salud como el colchón de aloe vera que tiene efectos relajantes y tonificantes para la piel.

Además también hay colchones recomendables para las personas que padecen dolores de espalda o de cervicales o tienen artrosis o zonas inflamadas que duelen con la presión. En este caso un colchón bueno sería un viscoelástico con una firmeza media capaz de mantener la columna recta, pero a la vez es un colchón adaptable al cuerpo que no origina presión en las zonas dolorosas y por ello mejora el descanso.

De todas formas aunque hay colchones que podríamos llamar terapéuticos y que pueden ayudar a mejorar ciertas dolencias y a descansar mejor, no hay que pensar que ciertos colchones son como los productos milagros que nos van a curar de todos nuestros males, los colchones alivian, ayudan a descansar, mejoran nuestro sueño, y tienen muchas propiedades favorables, pero no curan.